El cese de la evacuación deja atrapados a 40.000 civiles bajo el frío en Alepo

Además de unos 4.500 heridos de Al Fua y Kefraya, poblaciones chiíes de la provincia de Idlib cercadas por grupos de insurrectos, varios centenares de suníes serán también evacuados de Zabadani y Madaya, en la provincia de Damasco, a través de las líneas de las fuerzas gubernamentales que las mantienen rodeadas. Rusia y Turquía, que apadrinaron el martes el acuerdo que puso fin a la batalla de Alepo, han presionado a Irán y a las milicias chiíes aliadas del presidente Bachar el Asad para que permitan la salida de civiles atrapados en una bolsa de apenas 2,5 kilómetros cuadrados en el sureste de la ciudad.

El secretario general saliente, Ban Ki-moon, ha definido la situación en Alepo como “un sinónimo del infierno”. El todavía presidente de Estados Unidos, Barack Obama, se refería también a ciudad del norte de Siria como escenario del “horror”. El último convoy que intentó abandonar el reducto rebelde en la mañana del viernes tuvo que regresar tras ser bloqueado por milicias iraníes. La ONU está investigando las denuncias de tiroteos contra los autobuses y detenciones de evacuados aireadas por la oposición.

La responsable de Cruz Roja en Siria, Marianne Gasser anunció que todo estaba dispuesto para reanudar la operación humanitaria “cuando las partes presentes sobre el terreno ofrezcan garantías sólidas de que protegerán a la población y les franquearán el paso con seguridad”. “La gente ya ha sufrido mucho”, agregó, “por favor, lleguen pronto a un acuerdo”.

Uno de los civiles que aguardan bajo el frío a que se reanude la evacuación describía así a un periodista de France Press su estado y el de su familia: “Estamos cansados de transportar nuestras pertenencias hasta el punto de partida y tenernos que volver sin resultado. Ya no queda comida ni agua potable, y la situación empeora cada momento que pasa”. Sus cuatro hijos, aseguraba, están enfermos a causa del frío.

Entre el jueves y el viernes unas 8.000 personas, entre ellas unos 3.000 combatientes, lograron salir del asedio en Alepo en dirección a zonas rebeldes próximas o de la provincia de Idlib, según informó el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos. Los combates y bombardeos prosiguen en la periferia de la ciudad.-